Rapa Nui,
la isla más enigmática de
Polinesia

Al pensar en la Polinesia la primera imagen que nos suele venir a la mente es la de una playa paradisíaca bañada por aguas turquesa. En cambio, seguro que al oír el nombre de Rapa Nui o isla de Pascua, se dibujará ante nosotros una gran estatua de un rostro de piedra, de rasgos esquemáticos semblante serio y carente de mirada. Son los moai,  el icono más emblemático de esta isla solitaria del Pacífico que pertenece a Chile y se encuentra a 3000 kilómetros de sus costas.

Playa de Anakena en la Isla de Pascua

Playa de Anakena en la Isla de Pascua

Cuando aterrices en esta enigmática isla, te sorprenderá descubrir un territorio con una tradición cultural singular de raíces polinesias y con bellos paisajes, donde destacan los cráteres volcánicos que dibujan la particular orografía de la isla. El más grande de ellos es el Rano Kau, que destaca por su bella ubicación, ya que las paredes de su caldera esférica se elevan más de trescientos metros sobre el nivel del mar que choca contra sus acantilados. Y, por supuesto, playas paradisíacas de arena blanca también las hay, como la de Anakena, que además tiene un gran patrimonio arqueológico y cultural.

Caldera Volcánica de Rano Kau en la Isla de Pascua

Caldera Volcánica de Rano Kau en la Isla de Pascua

Hanga Roa es el único núcleo urbano de esta isla donde prácticamente mitad de la superficie está ocupada por el Parque Nacional Rapa Nui, una zona declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por su valor cultural y también por su riqueza natural. Si te gusta disfrutar, sentirte rodeado de naturaleza y practicar actividades al aire libre, podrás hacer rutas senderistas para explorar los rincones más bonitos de la isla de Pascua, o recorrerlos con bicicleta de montaña. Y si te gustan las actividades acuáticas, este también es un buen enclave para practicar el buceo o para disfrutar de los paisajes de la isla en una excursión con kayak.

Moais en la Isla de Pascua

Moais en la Isla de Pascua

Pero seguramente lo que te mueve a ir a este remoto confín del planeta es la curiosidad por visitar los yacimientos arqueológicos y conocer el origen de los enigmáticos moais y de la cultura Rapanui. Estas esculturas que dotan de espiritualidad al paisaje de la isla las tallaron los  habitantes de la isla como homenaje a los antepasados fallecidos. Según sus creencias, cuyos conceptos son similares a los de otros pueblos de origen polinesio como los maoríes, de esta forma podían preservar su mana, su energía espiritual.

Puesta Sol en la Isla de Pascua

Puesta Sol en la Isla de Pascua

Uno de los escenarios que te pondrá la piel de gallina de la emoción será el Ahu Tongariki, el principal altar de la isla. En esta plataforma de 100 metros que preside la cala Hanga Nui, hay 15 estatuas de moais alineados. Entre ellos está el mayor de la isla, con un peso de 86 toneladas. Este escenario tiene una gran importancia histórica para los Rapanui, puesto que fue el centro ceremonial de uno de los clanes que dominó la isla durante siglos. No hay otro monumento de semejante magnitud en ninguna de las islas de la Polinesia y verlo al amanecer o bajo un cielo estrellado será una experiencia que no olvidarás.

Moais en la ladera del Rano Raraku

Moais en la ladera del Rano Raraku

Muy cerca se encuentra la ladera del volcán Rano Raraku, uno de los paisajes más impresionantes de la isla. Desde lo alto de la bella caldera circular de este volcán, disfrutarás de unas vistas magníficas de las aguas del lago de agua dulce de su interior con la cala de Hanga Nui de fondo. Este volcán tiene la particularidad de que su roca era bastante blanda y maleable, así que se convirtió en la cantera para que los escultores tallaran los moai. Las esculturas tenían que tallarse en una sola pieza y si sufrían algún desperfecto, ya  no podían servir a su cometido, así que las dejaban inacabadas a medio tallar en la ladera del volcán. La imagen del volcán con las cabezas que parecen deslizarse rodando por la pendiente es una de las más fascinantes y que mejor ilustra la combinación de misticismo y paisaje de esta isla, uno de los lugares más especiales de nuestro planeta.

2019-11-05T09:59:38+01:00Magazine|
error: Contenido propiedad de Big Sur