La vuelta al mundo
ideal según Big Sur
(Primera parte)

Desde que de la mano de Julio Verne muchos acompañáramos a Phileas Fogg en su vuelta al mundo en ochenta días, seguro que más de una vez has soñado con seguir sus pasos y viajar de punta a punta del globo terráqueo descubriendo metrópolis trepidantes, paisajes mágicos, culturas milenarias y fauna asombrosa.

¿Tienes un mapamundi a mano? ¿O eres más de curiosear por Google Earth? Deja volar la imaginación y piensa qué países te gustaría explorar y qué itinerario seguirías. En la vuelta al mundo ideal de Big Sur hay doce destinos que no pueden faltar. Empezando en Estados Unidos y acabando en Marruecos, acompáñanos en la primera parte de este sugerente viaje con escalas en América, Oceanía y Asia.

Estados Unidos, ciudades de película y naturaleza imponente

¿Cómo describir los Estados Unidos en conjunto? En sus casi diez millones de kilómetros cuadrados tienen cabida admiradas y vibrantes ciudades que entusiasman incluso a los menos urbanitas, desde la deseada Nueva York hasta la adorable y estimulante San Francisco, las  fantásticas Los Ángeles y Las Vegas o la histórica Philadelphia. Hay para todos los gustos. Sin olvidar los incomparables parques nacionales del oeste americano, como los míticos Gran Cañón, Yellowstone y Yosemite, el cinematográfico Monument Valley o los escultóricos Arches y Bryce, en los que la naturaleza se expresa libre y a lo grande, dejando boquiabiertos a los viajeros más curtidos. Sin duda, un buen comienzo para una vuelta al mundo que promete.

Si todavía no has pisado los Estados Unidos o tienes ganas de repetir, echa un vistazo a nuestras rutas por el este y el oeste americanos.

Golden Gate en San Francisco

Golden Gate en San Francisco

Ecuador y las Islas Galápagos, una explosión de naturaleza

Las razones de situar Ecuador y las Islas Galápagos como segunda escala de nuestra vuelta al mundo son evidentes. El rico y exuberante contraste paisajístico entre los Andes, con su Ruta de los Volcanes dominada por el palpitante Cotopaxi, la Costa del Pacífico con bosques, manglares y pintorescas aldeas de pescadores, y la selva tropical de la Amazonía, sumado a las bellas ciudades coloniales como Quito y Cuenca, convierten Ecuador en uno de los grandes destinos de naturaleza de Sudamérica. Sobre todo, si añadimos una incursión a las Islas Galápagos, que inspiraron la teoría de la evolución de Charles Darwin reflejada en su obra “El origen de las especies” y que siguen siendo hoy en día un paraíso natural, reducto de especies únicas, que parece atrapado en el tiempo.

En Big Sur tenemos tres exclusivas rutas de descubrimiento por Ecuador y Las Galápagos.

Fragata en Islas Galápagos

Fragata en Islas Galápagos

Perú y su gran patrimonio arqueológico y cultural

Seguir el rastro de las grandes civilizaciones andinas, explorar el histórico santuario inca Machu Picchu y conocer formas de vida ancestrales en el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo. Perú no puede escapar a nuestra vuelta al mundo ideal. Envuelto en un halo de misterios sin resolver, su rico legado cultural combinado con la cara más moderna y cosmopolita de Lima o Cuzco atrapa al viajero desde el primer momento. Un destino que deja huella incluso en un viaje del calibre de una vuelta al mundo.

Muy pronto podrás descubrir Perú desde un punto de vista mucho más histórico y cultural con nosotros…

Isla Uros en el Lago Titicaca

Isla Uros en el Lago Titicaca

La Polinesia Francesa, el Olimpo de los mortales

Si existe un paraíso en la Tierra tiene que ser la Polinesia Francesa y sus míticas y perfectas islas perdidas en medio del Pacífico. ¿Qué mejor lugar para reposar del trajín y experiencias acumuladas en lo que llevamos de periplo por el mundo? Bora Bora y Moorea, surgidas de la fuerza de los volcanes, son quizás las más famosas con sus idílicas playas de arena blanca y sus cristalinas aguas de maravilloso fondo coralino, mientras que Tahití y Fakarava ofrecen al viajero la oportunidad de sentirse como un Robinson Crusoe, eso sí, de lujo y disfrutando de los placeres de una vida sosegada y apacible a la que uno se acostumbra en un abrir y cerrar de ojos.

Si anhelas sentirte así por lo menos una vez en la vida, mira nuestros exclusivos viajes a la Polinesia Francesa.

Atolón en Polinesia Francesa

Atolón en Polinesia Francesa

Australia, vive y sé feliz

Toda la paleta de colores en sus tonos más vivos e intensos se encuentra en Australia: el rojo en Uluru o Ayers Rock en el corazón del país, un lugar sagrado y cargado de simbolismo para los aborígenes, el turquesa de la Gran Barrera de Coral vista desde el aire y que también luce tonos naranjas y violetas bajo el agua, el azul de la bruma que desprenden los eucaliptus del Parque Nacional Blue Mountains, el verde y ocre de los viñedos, y toda la gama más urbana en las principales ciudades, Sydney, Melbourne, Brisbane, Adelaida o Perth, todas ellas vibrantes, rebosantes de eventos culturales y excelentes ejemplos de la unión del diseño y la arquitectura con los espacios verdes y la vida al aire libre. Y es que también hay que experimentar la elevada calidad de vida y el carácter abierto y desenvuelto de Oceanía en una vuelta al mundo.

Sydney Opera House (Foto de Hai Linh Truong)

Sydney Opera House (Foto de Hai Linh Truong)

Malasia, máxima expresión de la multiculturalidad

En este largo y emocionante viaje cruzando el globo terráqueo elegimos Malasia como puerta de entrada a Asia. Así nos adentramos en la cultura y las tradiciones orientales de forma gradual y en un lugar que presume de ser todo un ejemplo de convivencia pacífica entre malayos, indios y chinos o entre musulmanes, hindúes y budistas, ya sea en la moderna Kuala Lumpur, en las bucólicas Cameron Highlands, en la variada y multicultural Isla de Penang o en la exótica isla de Borneo.

Si te interesa este destino, consulta nuestras fantásticas rutas por Malasia.

Phou Si Hill en Malasia

Phou Si Hill en Malasia

(Completaremos nuestra vuelta al mundo ideal en el próximo post…)

2019-07-16T13:17:21+02:00Magazine|