JAPÓN EN FAMILIA2020-03-19T11:09:52+01:00

JAPÓN
EN FAMILIA


Por su exótica cultura, por sus contrastes entre modernidad y tradición, por sus espectaculares castillos y templos, por sus originales museos y parques temáticos, Japón fascina a niños, jóvenes y mayores. Es el destino ideal para viajar en familia. En esta ruta de 15 días, además de los lugares emblemáticos y de visita ineludible, proponemos actividades y visitas especialmente pensadas para niños, con las que también disfrutarán, y mucho, los mayores.

En Tokio y Kioto, dos polos opuestos que son como el yin y el yan de las ciudades japonesas, viviremos a fondo la cultura nipona. Así, en la vibrante y ultramoderna Tokio navegaremos por el río, podremos sumergiremos de forma interactiva en la historia nipona en el Museo Edo Tokyo, divertirnos en parques temáticos como Estudio de Animación de Ghibli y Tokyo Disney y poner a prueba nuestras habilidades participando en una clase de espada samurái, de karate o de dibujo manga. Mientras que en Kioto, la capital cultural y más tradicional de Japón, nos sorprenderán el Museo Internacional del Manga y los estudios cinematográficos Toei Kyoto Studio Park. También habrá tiempo de viajar en tren bala, de recorrer fantásticos castillos y preciosos templos, de pasear por relajantes jardines, de emocionarse en Hiroshima y de participar en una clase de cocina japonesa.

Este es un viaje muy completo y vivencial durante el cual queremos que toda la familia disfrute a lo grande del país del sol naciente.

PROPUESTA DE

12 DÍAS


Volaremos desde Barcelona / Madrid con destino a Tokio. Pasaremos la noche a bordo del avión.

Emocionados y cansados del largo vuelo, la megalópolis de Tokio nos dará la bienvenida a Japón. En el aeropuerto nos estará esperando un representante para ayudarnos con el traslado a nuestro hotel. Una vez instalados, tendremos el resto del día libre para descansar e irnos familiarizando con la ciudad y la cultura nipona. La verdadera inmersión cultural empezará mañana con un completo tour guiado por la ciudad más poblada del mundo.

Hoy empezaremos a explorar Tokio acompañados por nuestro guía en una ruta de ocho horas para descubrir algunos de los lugares más emblemáticos de la capital japonesa.

Empezaremos por su cara más tradicional, acercándonos a Asakusa, uno de los cascos antiguos (shitamachi) de Tokio, donde aún flota en el aire la atmósfera de décadas pasadas. La primera parada será el Templo Sensoji, conocido también como Templo de Kannon Asakusa, que es el templo de confesión budista más antiguo de Tokio. El edificio principal y la pagoda contigua de 55 metros de altura forman un conjunto de gran belleza arquitectónica.

Si nos gusta la cocina japonesa, en Kappabashi dori disfrutaremos con sus cientos de tiendas especializadas en utensilios de cocina, así como en réplicas de plástico de platos para los escaparates de restaurantes. Sin duda, toda una curiosidad e incluso podremos intentar hacer una réplica de nuestro plato favorito.

A mediodía, haremos una parada para comer en un restaurante local y empezarnos a familiarizar con la gastronomía japonesa. Si hay una especialidad famosa en el distrito de Asakusa, es el tempura.

Una visita que sorprenderá especialmente a los niños son las cafeterías de gatos. Este tipo de establecimientos se han convertido en un gran éxito, especialmente porque son un lugar ideal para relajarse y aliviar el estrés.

Si la jornada empezaba descubriendo la cara más tradicional de Tokio, por la tarde haremos una navegación por el río Sumida hasta llegar a Odaiba, una isla artificial repleta de modernos edificios e incluso con un robot gigante de 18 metros: el célebre Gundam, icono de la productora de animación Sunrise. La silueta de Tokio desde los cielos será el punto final de la jornada, ya que subiremos a una noria gigante para disfrutar de las excelentes vistas de la ciudad.

Hoy dispondremos de un día para explorar la ciudad por nuestra cuenta y a nuestro ritmo. Os propondremos algunos lugares increíbles para que los más pequeños y no tan pequeños disfruten al máximo.

A 30 minutos en tren de Tokio se encuentra Yokohama, una ciudad portuaria ideal para una excursión de un día por su ambiente relajado. La recorreremos en un tour de unas ocho horas, durante el cual visitaremos el Museo del Tren Modelo de Hara, hogar de la mayor colección de trenes modelo del mundo que fascinará a mayores y pequeños, y el Museo del Cup Noodle, donde conoceremos la sorprendente e interesante historia de las sopas instantáneas de fideos tipo ramen de la mano de su creador, Momofuku Andō. Será una curiosa y divertida experiencia.

Tras un almuerzo en el que podremos probar fideos de ocho países diferentes, realizaremos una breve caminata hasta Yamashita Koen, el primer parque costero de Japón, inaugurado en 1930, que seguirá hacia el cercano Muelle de Osanbashi, un bello espacio abierto con preciosas vistas de Yokohama, donde los niños disfrutarán correteando libremente. Por último, daremos un corto paseo en barco desde Yamashita Koen hasta la estación de Yokohama, donde tomaremos el tren de vuelta a Tokio.

Hoy será el último día en Tokio, así que podremos disfrutar de esta increíble y dinámica ciudad a tu aire: volviendo a nuestros lugares favoritos, visitando algún lugar que te haya quedado pendiente o yendo de compras. Por la tarde subiremos a un tren y tras tres horas de trayecto llegaremos a Kanazawa, una bella ciudad que vivió su máximo apogeo en el siglo XVII.

Un guía privado local nos recogerá en nuestro hotel para mostrarnos los principales atractivos de Kanazawa, una ciudad castillo bellamente preservada que tiempo atrás fue la ciudad más rica y prospera de Japón. Reviviremos su esplendor en el impresionante Jardín de Kenrokuen, considerado uno de los tres jardines más bellos de todo Japón, espectacular en cualquier época del año. Y es que el Jardín de Kenrokuen tiene los seis elementos propios de un jardín perfecto: mucha agua, vistas panorámicas, antigüedad, amplitud, sensación de aislamiento y elementos artificiales. A continuación visitaremos el imponente castillo de Kanazawa, antiguo hogar del poderoso clan Maeda, que gobernó durante 300 años, y cuyos muros encierran un sinfín de historias y anécdotas.

A la hora de comer, sin duda alguna, la mejor opción es ir al Omicho Market. En este mercado podremos curiosear entre más de 170 puestos con productos de primera calidad y degustar el sushi y el marisco fresco de sus restaurantes, famosos en todo Japón. El toque dulzón, pensado especialmente para los niños y los más golosos de la familia, lo pondrá una tienda de dulces artesanales fundada hace 380 años. Además, elaboraremos nosotros mismos dulces japoneses tradicionales, que suelen ser el acompañamiento perfecto durante las típicas ceremonias del té.

No podemos irnos de Kanazawa sin visitar el antiguo distrito Samurái y Nomura House, una residencia restaurada de una familia de alto rango samurái.

Tres horas de trayecto en tren nos separan de Kioto, la capital cultural de Japón. Sus 2.000 santuarios y templos, 17 de los cuales han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, son buena prueba de ello. Sin embargo las dos visitas que proponemos para realizar en familia en esta jornada libre por Kioto son: el Museo Internacional del Manga de Kioto, donde veremos una impresionante colección de obras y descubriremos la historia y los estilos de este arte fundamental de la cultura popular japonesa, y el Toei Kyoto Studio Park, un parque temático y estudios cinematográficos, donde se han rodado, por ejemplo, películas de samuráis.

Prepárate para explorar Kioto de una manera diferente. La bicicleta será nuestro medio de transporte en esta ruta por Kioto y nos permitirá enlazar las visitas a sus lugares más emblemáticos mientras vamos descubriendo su impresionante paisaje urbano.

Considerado uno de los templos budistas más importantes de Kioto y de Japón, el Templo Nishi Honga-ji, será nuestra primera parada. El complejo monumental está formado por dos impresionantes templos de madera de la era Momoyama (siglo XVI), cada uno con sus propias dependencias, y forma parte de los monumentos históricos de Kioto declarados Patrimonio de la Humanidad.

Tras visitar este oasis de calma, pedalearemos hasta llegar al Castillo Nijo, que en su día fue la residencia del fundador del Consejo de Shogun. El edificio principal, que data de 1603, está rodeado por jardines de gran belleza y es otro magnífico ejemplo de arquitectura Momoyama del periodo Edo. Sus elementos más característicos son sus puertas correderas decoradas y sus suelos de ruiseñor, que chirrían al pisarlos para alertar de la presencia de intrusos.

Reanudaremos la ruta hasta llegar a uno de los monumentos más fotografiados de la ciudad y que, sin duda, nos dejará boquiabiertos por su intenso color dorado. El templo Kinkaku-ji (Pabellón Dorado) es uno de los templos budistas más famosos de Japón, aunque originariamente fue la residencia de un shogun. Sus paredes están completamente recubiertas de pan de oro y en su interior atesoran algunas reliquias de Buda desde el siglo XV.

La última visita del día será el bosque de bambú de Arashiyama, que se extiende hasta donde alcanza la vista y es una maravilla para los sentidos.

Para sumergirnos de lleno en la cultura nipona, hoy participaremos en un taller de cocina en el que prepararemos kyaraben, un tipo de bentō, es decir, un plato que suele contener arroz, pescado o carne y un acompañamiento de verduras. Pero la particularidad del kyaraben es que la comida se decora para darle aspecto de personajes populares, dibujos animados, animales o plantas. Originariamente se hacía para interesar a los niños por la comida y a ampliarles sus hábitos alimenticios, pero hoy en día se celebran incluso concursos de ámbito nacional. Al final de la clase, claro está, degustaremos la comida que nosotros mismos habremos cocinado.

Tras este taller, dispondremos del resto del día libre para pasear a nuestro aire por Kioto, dejándonos seducir por la que fue capital de Japón durante más de mil años.

Este emocionante viaje en familia a Japón llega a su fin. A la hora convenida seremos trasladados al Aeropuerto Internacional de Kansai para emprender el vuelo de regreso a casa.

Y nos despedimos de este viaje único y especial.