Cuatro buenas razones
para viajar a
Sudáfrica

Sudáfrica es una experiencia intensa para el viajero que disfruta en todos los terrenos. Si eres urbanita, visitar Ciudad del Cabo será una experiencia fascinante.

Pocas ciudades del mundo son tan vibrantes y están rodeadas por un entorno natural tan excepcional. Si consideras que viajar es sinónimo de experiencia cultural, podrás seguir los pasos de Nelson Mandela y conocer las particularidades de una sociedad que destaca por su multiculturalidad.

¿Para ti lo importante es relajarte y disfrutar de los pequeños placeres de la vida? Pues Sudáfrica es una de las mecas mundiales del vino. Visita las bellas y exclusivas bodegas de Sudáfrica y cata los mejores vinos nacionales en un entorno de viñedos idílicos. ¿Buscas aventura? Pues en el mítico Parque Nacional Kruger te espera una experiencia de fauna inolvidable. Y si no le temes a nada, quizá hasta te atrevas a sumergirte en las aguas del Atlántico para ver en vivo a tiburones blancos. Pero lo mejor es que en tu viaje exclusivo a Sudáfrica podrás vivir combinar todas experiencias. Sigue leyendo para saber un poco más de ellas.

Explorar la vida cultural y la oferta de ocio de Ciudad del Cabo

Casas de colores en Bo Kaap, Ciudad del Cabo

Casas de colores en Bo Kaap, Ciudad del Cabo

La ciudad más querida del país para los sudafricanos está situada en un enclave excepcional. Rodeada de mar y con la perfecta Table Mountain de fondo, jamás te cansarás de contemplar sus excepcionales vistas desde su animado paseo marítimo. Ciudad del Cabo es una ciudad con mucho encanto y que se ha convertido en el alma del país gracias a su dinamismo y al colorido de sus barrios y a los museos, galerías, cafés y restaurantes que han llevado el arte y la alegría a las calles de la ciudad. La historia está muy presente y una visita imprescindible es la que te llevará a la Isla de Robben, donde se encuentra el centro penitenciario en el que Nelson Mandela pasó 18 años encerrado. Además, Ciudad del Cabo da inicio a la Península del Cabo, una zona de gran belleza paisajística. Además de ser la antesala del legendario Cabo de Buena Esperanza,  en esta península encontraremos una insólita colonia de pingüinos en Boulder Beach, pueblos de pescadores con encanto y acantilados muy fotogénicos.

Un inolvidable safari por el Parque Nacional Kruger

Leopardo en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica

Leopardo en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica

Antiguamente, las reservas de las dependencias del Parque Nacional Kruger eran antiguos cotos de caza. Ahora el mayor parque nacional del sur de África es una Reserva de la Biosfera de la Unesco  donde el único artilugio que podremos disparar será nuestra cámara de fotos. Inmortalizar la inmensidad del paisaje y a los Big Five (león, pantera, elefante, rinoceronte y búfalo) será un sueño para muchos. Esta zona de gran biodiversidad también es el hábitat de muchísimas especies de mamíferos, aves y reptiles. Podremos hacer safaris al amanecer o al anochecer, horas en las que los animales aprovechan las temperaturas más benignas para salir en busca de agua o alimento. Después de la aventura, podremos relajarnos en los alojamientos más exclusivos y disfrutar de increíbles cenas bajo los cielos de la sabana.

Stellenbosch y Franschoek, el valle de Napa sudafricano

Viñedos de Sudáfrica

Viñedos de Sudáfrica

¿Fue primero el vino o el nombre? La cuestión es que en la región sudafricana de Cape  Winelands encontraremos algunos de los mejores viñedos del país, donde se producen vinos que gozan del reconocimiento y prestigio internacional. Sudáfrica está actualmente entre las diez principales potencia del mundo en producción de vinos, gracias a una herencia que se remonta a tres siglos de antigüedad. Los colonos franceses y holandeses introdujeron las primeras cepas, dando inicio a la importante tradición vitivinícola de un país donde el enoturismo es una tendencia al alza.

En Stellenbosch, que concentra el 15 % de los viñedos del país, o a la afrancesada Frankshoek, podremos disfrutar del placer de visitar sus exclusivas bodegas y catar las mejores variedades de la zona. En Frankschoek podremos disfrutar de la placentera y divertida experiencia de subirnos al Wine Tram, un tranvía que recorre los viñedos de la región y del que podemos subir y bajar en aquellas bodegas que nos interesen.

Ver ballenas y tiburones blancos en Hermanus y Gaansbai

Vistas de Hemanus y de Walker Bay

Vistas de Hemanus y de Walker Bay

Si el Parque Nacional Krueger es uno de los enclaves más famosos del mundo para poder ver fauna salvaje en su hábitat,  la Bahía de Walker sería su equivalente para la fauna acuática. Situada a dos horas de Ciudad del Cabo, encontraremos la idílica localidad de Hermanus, un lugar con una historia marcada por la tradición ballenera del lugar. Este enclave es uno de los mejores del mundo para avistar ballenas y, con un poco de suerte, hasta podemos verlas directamente desde tierra. Si no, siempre podemos embarcarnos en una de las excursiones que se adentran en las aguas del Atlántico en busca de estos cetáceos.

En el extremo opuesto de la orilla se encuentra la localidad de Gansbaai, célebre porque es uno de los pocos lugares del mundo donde hacer una inmersión para ver tiburones blancos. Esta criatura está considerada una de las más temibles de los mares, especialmente, desde que Spielberg y una banda sonora inolvidable contribuyeran a aumentar su fama.  En una inmersión que se realiza con la protección de una jaula y estrictas medidas de seguridad, podrás vivir la inolvidable experiencia de mirar a los ojos a este depredador de los mares.

2019-09-19T16:05:50+02:00Magazine|