MYANMAR HISTÓRICO2020-03-20T19:32:55+01:00

MYANMAR
HISTÓRICO


Myanmar es sinónimo de paisajes vírgenes, ciudades milenarias, tradición, budismo, atardeceres mágicos, autenticidad, misticismo, grandiosas pagodas, sonrisas… y este completo viaje por la antigua Birmania lo abarca todo.

Desde Yangón, con sus aires coloniales británicos y la increíble pagoda Shwedagon, hasta el fascinante yacimiento arqueológico de Bagan pasando también por las laberínticas ruinas de In Dein y las aldeas flotantes del bucólico Lago Inle, cuyas etnias nos mostrarán otra cara de Myanmar. Conoceremos también los espíritus animistas del Monte Popa y la profunda fe budista que se respira en Mandalay, cuyas pagodas y monasterios reflejan no solo la importancia del budismo para los birmanos, sino también el esplendor de épocas pasadas, mientras que el arte y la arquitectura birmanos nos sorprenderán gratamente en Mingun, Amarapura y Ava.

Ya casi al final de la ruta, el Lago Inle nos fascinará con sus pintorescos pueblos flotantes, vivos mercados, templos y pagodas. Precisamente en los alrededores del lago realizaremos una interesante caminata que nos llevará a pueblos como Mann Aung, Yae Cho, Ga Naing Gyi y Ga Naing Phot, donde tendremos la oportunidad de conocer diferentes etnias de la zona.

Esta ruta de catorce días reúne lo mejor de Myanmar y nos permite descubrir y disfrutar del gran desconocido del sudeste asiático y de su gente de sonrisa perenne.

PROPUESTA DE

13 DÍAS


Un vuelo nocturno nos llevará de Barcelona o Madrid hasta Yangón, antigua capital de Birmania y la ciudad más grande del país.

Nada más aterrizar, nuestro guía privado nos dará la bienvenida a Myanmar y nos acompañará al hotel para que nos refresquemos y descansemos del largo viaje. Después saldremos a la calle a descubrir los vestigios coloniales de Yangón y visitaremos dos de sus templos más destacados: el Templo Chaukhatgyi, con su inmenso Buda reclinado de 72 metros de largo, y la pagoda de Shwedagon, conocida como “la madre de todas las pagodas”, verdadero centro de culto y de reunión de la ciudad. Fue construida en el año 326 sobre un monte desde el cual se domina toda la ciudad y su estupa central está rodeada por docenas de intrincados edificios y estatuas. Considerada una de las maravillas del mundo para muchos, es sin duda uno de los templos budistas más espectaculares y también más venerados del mundo.

Hoy madrugaremos para coger un vuelo doméstico con destino a Mandalay, última capital del reino de Birmania. A nuestra llegada realizaremos una breve parada en un mercado local para ir tomando el pulso a la cultura y la gastronomía birmanas. Seguiremos hacia U-Bein, el puente de teca más largo del mundo y con más de 200 años de antigüedad, ubicado en la antigua capital de Amarapura. Después tendremos la oportunidad de presenciar la comida diaria en absoluto silencio de los más de 1.000 monjes que viven y estudian en el Monasterio de Mahagandayon.

A continuación nos espera otra antigua capital de Myanmar, Ava. En esta ocasión iremos en barca, aunque la visita la realizaremos montados en un carro de caballos, que nos llevará hasta el recóndito Monasterio de Bargayar, famoso por sus grabados en madera, así como el Monasterio de Maha Aungmye Bozan, construido con ladrillo y estuco. Culminaremos la jornada visitando la Pagoda Khaung Mu Daw en Sagaing Hill, desde donde disfrutaremos de una bella puesta de sol con preciosas vistas del entorno.

Un agradable paseo en barco por el río Ayeyarwaddy nos mostrará la vida en sus orillas y nos llevará hasta Mingun, donde veremos la majestuosa e inacabada Pagoda de Pahtodawgyi y la enorme campana de más de 90 toneladas.

De regreso a Mandalay visitaremos algunos de sus principales monumentos: el Palacio Real, ubicado dentro de la ciudad amurallada y antiguo hogar de la dinastía Mindon; el Templo de Mahamuni, centro de la vida religiosa de la ciudad; el precioso monasterio de madera de teca de Shwenadaw, y la Pagoda de Kuthodaw, que alberga el libro más grande del mundo tallado en mármol que recoge el Canon Budista. Antes de regresar al hotel viviremos otra experiencia única de gran valor cultural y espiritual: ver a más de 200 monjes en la ceremonia diaria del rezo del anochecer.

Pondremos rumbo hacia la localidad de Monywa, con reminiscencias de arquitectura colonial. En ruta pararemos para visitar el templo de Boddhithataung que, construido en 1930, alberga el mayor Buda reclinado de Myanmar, con 100 metros de longitud, y un gigantesco Buda de pie, en cuyo interior hay 31 pisos. ¡Todo un reto fotografiarlos enteros! También nos detendremos en el muy curioso, diferente y colorido templo de Thanboddhay, joya arquitectónica de la zona y que contiene más de 50.000 imágenes de Buda.

Ya en Monywa, recorreremos un sendero rodeado de tupida vegetación frecuentado por monos hasta llegar a las cuevas de Phowing Tuang, antiguo lugar de culto con innumerables figuras de buda y bonitos murales.

El objetivo de hoy será llegar a la anhelada Bagan disfrutando del camino. Así que haremos un alto en una aldea para ver cómo sus habitantes fabrican los palos de incienso en sus casas y conoceremos la localidad de Pakkoku y su gran y concurrido mercado local. Pakkoku es famosa por el tabaco y la thanaka, un cosmético de color amarillo que se extrae de la corteza del árbol con este mismo nombre y que los birmanos se aplican tanto en la cara como en el cuerpo.

Bagan, antigua capital de Myanmar, fundada en el siglo IX y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por fin a nuestro alcance. Pero no será hasta mañana que visitaremos el yacimiento arqueológico. Hoy tendremos el resto de la tarde libre para descansar y pasear a nuestro aire, inmersos ya de lleno en la cultura birmana.

El día empezará en el colorido e interesante mercado local de Nyaung Oo, donde sentiremos de cerca la vida local de los birmanos, para luego viajar en el tiempo en el yacimiento arqueológico de Bagan. Descubriremos los templos y pagodas más importantes de los más de 2.000 que hay en Bagan. La pagoda de Shwezigon, finalizada en el siglo XI, sigue los cánones tradicionales de las estupas birmanas. El Templo de Dhamayangyi, el más macizo y grande, cuenta con el trabajo en ladrillo más fino de todos y su forma recuerda a las pirámides egipcias. El Templo de Ananda, considerada la obra maestra de la arquitectura Môn del siglo XVIII, es uno de los más bellos y sagradas puesto que atesora una gran diversidad de trabajos artísticos. El Templo de Thatbyuinnyu, el más alto de la zona, con más de 60 metros de altura. El Templo de Sulamani o joya de la corona, frente al cual se monta un mercadillo de artesanía tradicional. Tras este magnífico recorrido por la zona de Bagan acompañados, como siempre, de nuestro guía privado, regresaremos al hotel para descansar.

Saldremos por carretera en dirección al Monte Popa, un antiguo volcán extinguido que alberga un templo dedicado a los espíritus animistas conocidos como nat. Son muchos los birmanos que ascienden los 777 peldaños hasta la cima para visitar el santuario. Nosotros nos ahorraremos este esfuerzo y disfrutaremos de las mejores vistas del Monte Popa desde el acogedor Popa Resort. Además, si lo deseamos podremos darnos un baño en su piscina o contratar un masaje (pago directo). De regreso a Bagan, donde nos alojaremos, visitaremos una plantación de palmeras y aprenderemos el proceso de fabricación del azúcar y el orujo de palma.

Para finalizar la jornada, daremos un placentero paseo en barca por el río Ayeyarwaddy bajo la luz del atardecer, ideal para hacer buenas fotografías.

Después de desayunar nos trasladaremos al aeropuerto para tomar un vuelo con destino a Heho. A nuestra llegada pondremos rumbo a Pindaya por una carretera que cruza colinas y campos de cultivo repletos de árboles frutales y hortalizas.  Un trayecto que nos regalará bellas estampas rurales. En la bonita localidad de Pindaya, construida alrededor de un pintoresco lago, visitaremos sus famosas cuevas, que contienen más de 8.000 figuras de Buda donadas por los fieles a lo largo del tiempo. También iremos a un taller local donde se crean productos con papel de Shan y aprenderemos el proceso de elaboración de sombrillas, abanicos, etc.

Después de desayunar continuaremos descendiendo el valle hasta Nyaung Shwe, situado a orillas del Lago Inle, situado a 900 metros de altura sobre el nivel del mar y cuya agua dulce poco profunda produce reflejos como si de un espejo se tratara. Aquí realizaremos una primera excursión en barca hacia la orilla este del lago, donde se encuentra la Pagoda Phaung Daw Ooun, el lugar más sagrado del sur del estado de Shan. En su interior hay cinco estatuas de Buda, ya irreconocibles debido a la gran cantidad de pan oro con el que los fieles budistas las frotan. También visitaremos el monasterio Ngaphechaung, conocido popularmente como el Monasterio de los Gatos Saltarines, que los monjes han adiestrado para que hagan pequeñas acrobacias. Continuaremos paseando en nuestra barca para conocer los pueblos y lugares más interesantes del lago, deteniéndonos en talleres para observar el proceso de fabricación de productos de seda y de barcas tradicionales del lago.

Dispondremos del resto de la tarde libre para relajarnos y dejarnos envolver por la paz del lago.

Esta mañana tomaremos un vuelo doméstico que nos llevará hasta Heho, desde donde nos trasladaremos hasta Nyaungshuwe, puerta de entrada al Lago Inle. En Nyaungshuwe visitaremos el monasterio de Shwe Yan Pyay, muy conocido por los fotógrafos por sus ventanas de forma ovalada.

El bello y apacible Lago Inle nos sorprenderá y deleitará. Navegando por sus aguas podremos fotografiar a sus famosos “pescadores acróbatas” que, colocados sobre el extremo trasero de sus pequeñas e inestables canoas de madera, reman con un movimiento circular del pie a la vez que manejan las redes de pescar con las manos. También visitaremos la pagoda más importante del lago, Phaungdaw Oo, que alberga cinco pequeñas estatuas de Buda que son objeto de especial devoción y que una vez al año son trasladadas alrededor del lago en una barcaza oficial. También visitaremos el monasterio de Ngaphe Chaung y luego navegaremos hacia Nampan, un excelente ejemplo de pueblo tradicional con sus casas flotantes construidas sobre pilotes.

El resto de la tarde será libre. para poder disfrutar de la tranquilidad del lago.

El viaje se acerca a su fin. Realizaremos un vuelo doméstico de Heho a Yangón, donde todavía haremos unas últimas visitas: el mercado Bogyoke, donde podremos comprar souvenirs de ropa, artesanía, gemas, incluso algún producto alimentario típico, y el barrio de China Town con un mercado de frutas y verduras muy concurrido al atardecer.

Nos despedimos de Myanmar para tomar el vuelo de regreso a casa llenos de experiencias vitales, nuevos conocimientos y buenos recuerdos de una ruta muy completa y única por la antigua Birmania.