Kenia, el espectáculo de la naturaleza salvaje

Propuesta ruta de 9 días

Nueve días de safari por Kenia, todo un sueño para cualquier viajero. Esas escenas míticas de leones en plena cacería y de los ñus cruzando en estampida el río Mara se mostrarán ante nosotros de forma real, sin la pantalla del televisor de por medio. Tendremos ocasión de fotografiar los rinocerontes negros en peligro de extinción en Ol Pejeta, los coloridos flamencos reflejados en las aguas del Lago Nakuru y los “Cinco Grandes” junto a una gran variedad de herbívoros en Maasai Mara.

Un viaje en mayúsculas que nos regalará experiencias memorables, durante el cual los hoteles y camps en los que nos alojaremos nos harán sentir más que privilegiados. Acompañados en todo momento de nuestro guía privado local de habla española, a lo largo de la ruta y por imposible que pueda parecer, cada vivencia superará a la anterior dejándonos una huella imborrable en nuestro recuerdo.

Día 1. NAIROBI DE LUJO

Kenia, el país de los safaris que tantas veces hemos visto en el cine y en documentales sobre fauna salvaje, nos está esperando. Tras aterrizar en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta de Nairobi y realizar los trámites necesarios para obtener el visado de entrada, nos encontraremos con nuestro guía privado local de habla española para dirigirnos a nuestro hotel Palacina Suites. De atmósfera acogedora y elegante, este hotel familiar es ideal para descansar del largo vuelo e irnos ambientando. La piscina, la sala de fitness y el spa estarán a nuestra disposición para empezar a disfrutar de nuestras merecidas vacaciones.

Días 2 y 3. LOS RINOCERONTES NEGROS DE OL PEJETA (PC)

Desayunaremos temprano para poner rumbo a las tierras centrales de Kenia a través del espectacular y misterioso Valle del Rift. Pensar que estamos cruzando un territorio considerado la cuna de la humanidad convertirá este trayecto en épico. Llegaremos a Ol Pejeta House, nuestro alojamiento de las próximas dos noches, justo a la hora de comer y ya por la tarde empezaremos a explorar el Área de Conservación Ol Pejeta, hogar de una increíble variedad de animales.

Unas 50.000 hectáreas de sabana y un entorno no saturado es el hábitat de la población más elevada de rinocerontes negros de Kenia, un gran número de elefantes, guepardos, leones y leopardos, así como una gran variedad de herbívoros. Si a toda esta fauna le añadimos la posibilidad de observar ejemplares de especies difíciles de ver, como la cebra de Grevy, el ñu Jacksons y el oryx Beysa, convierten a esta experiencia de safari en inolvidable. Además tendremos la oportunidad de visitar el orfanato de chimpancés y de rinocerontes.

El alojamiento, Ol Pejeta House, que originalmente fue el hogar del famoso multimillonario Adnan Khashoggi, es una bonita casa privada rodeada de jardines y excelentemente situada en el corazón del Área de Conservación Ol Pejeta. De ambiente histórico y de tradición hospitalaria africana, sus dos suites, sus dos habitaciones estándar o su cottage individual son el lugar perfecto para relajase tras las intensas jornadas de safari.

Día 4. EL LAGO NAKURU, UN PARAÍSO PARA LOS FLAMENCOS (PC)

Nos dirigiremos hacia el suroeste con destino al Parque Nacional del Lago Nakuru. Después de comer en el Flamingo Hill Camp, pasaremos la tarde explorando este parque conocido por ser el hogar de más 450 especies de aves y numerosas familias de rinocerontes.

El Lago Nakuru, situado en el centro de Kenia en medio de un pintoresco paisaje de sabana, nos regalará la magnífica estampa de cientos de flamencos bebiendo y refrescándose en sus aguas poco profundas y altamente alcalinas que ocupan una superficie de 62 km².

Con una bonita colección de fotos en nuestra cámara, iremos hasta el exclusivo Serena Elmenteita Camp, cuya localización a orillas del azulado lago Elmenteita es realmente fantástica. En plena Área de Conservación Privada de Soysambu donde se congregan cientos de aves, dispondremos de una habitación elegante y lujosa con terraza privada con vistas al lago. Un placer único.

Día 5. OBSERVANDO FAUNA EN EL LAGO NAIVASHA (PC)

Tras un desayuno muy temprano, empezaremos el día con un paseo en bote por el Lago Naivasha, un bonito lago de agua dulce adornado con multitud de flores de papiro. Como curiosidad, el lago se secó por completo a principios del siglo XX y sus tierras fueron convertidas en cultivos. Pero años más tarde, unas fuertes lluvias devolvieron las tierras al lago destruyendo las granjas que las ocupaban. De ahí que su nombre signifique en lengua masái “aguas bravas”.

Tanto el lago como sus alrededores disfrutan de una variada y única fauna salvaje, principalmente aves que conviven con varias familias de hipopótamos, además de gacelas, cebras, jirafas, impalas y monos colobus, fácilmente visibles y fotografiables.

Kichwa Tembo Camp será nuestro hogar las próximas tres noches. Ubicado en un bosque frente a las llanuras del Mara y en el camino de la Gran Migración, este camp rediseñado en el año 2014, cuenta con una localización privilegiada para el avistamiento de vida salvaje. Sus interiores de estilo colonial contemporáneo con toques románticos unidos a la piscina con vistas a la sabana y su servicio de masajes nos brindarán el confort y la calidez necesarios para relajarnos y mimarnos al final de cada jornada.

Días 6 y 7. SAFARIS FOTOGRÁFICOS EN MAASAI MARA (PC)

Disfrutaremos de dos días completos en la célebre Reserva Natural Maasai Mara. Podremos participar en safaris de todo el día o de medio día, ya sea por la mañana temprano o al atardecer, para capturar la mejor luz en nuestras fotografías, y realizar actividades opcionales como un safari en globo aerostático y desayuno con champán o una visita a un poblado masái tradicional para conocer de primera mano su cultura y su forma de vida.

La Reserva Natural Maasai Mara es mundialmente famosa por la excepcional población de animales salvajes a lo largo de sus onduladas tierras de pastoreo y sus sabanas de acacias. Si bien es cierto que no es el parque más grande de Kenia, sí que es uno de los más espectaculares y populares del país por ofrecer la posibilidad de ver a los “Cinco Grandes” (búfalo, león, leopardo, elefante y rinoceronte), incluso en plena cacería, además de otras especies tan atractivas como las chitas cebras, las hienas manchadas, el chacal de lomo negro, hipopótamos, jirafas, elands y, claro está, ñus.

Inmortalizada en películas como la mítica “Memorias de África”, la Reserva Natural Maasai Mara limita con Tanzania y ambos países comparten las llanuras del Serengeti, escenario de la Gran Migración que tiene lugar cada año entre los meses de julio y octubre, durante la cual más de un millón de ñus junto a miles de cebras y gacelas, cruzan el río Mara lleno de depredadores en una dramática carrera en busca de pastos que les garanticen su supervivencia.

Otra de las características únicas de esta reserva es que ha sido habitada desde hace por lo menos 2.000 años y que desde el siglo XVII ha sido también el hogar del pueblo masái, que actualmente convive pacíficamente con la fauna salvaje en un rol de pastores y no de cazadores.

Día 8. VUELTA A CASA (MP)

Con un final espectacular explorando la magnífica Reserva Natural Maasai Mara, nos despedimos de Kenia. Volveremos a Nairobi y, después del almuerzo, nuestro guía privado local nos acompañará al Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta, donde tomaremos el vuelo de regreso a casa.

Día 9. LLEGADA

Aterrizaremos finalmente en Barcelona / Madrid, embriagados aún por las experiencias vividas a lo largo de este formidable viaje.

AD: Alojamiento y desayuno / PC: Pensión completa / MP: Media Pensión

Rutas similares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscríbase a nuestro blog de viajes!

Únase a nuestra lista de correo para recibir los artículos exclusivos de nuestro blog de viajes.

Se ha suscrito a nuestro blog correctamente, gracias!