Japón Esencial

Propuesta ruta de 11 días

De la vibrante Tokio a la tradicional Kioto. Una intensa ruta de once días para conocer lo mejor de Japón y descubrir la cultura nipona a nuestro aire.

Tradición versus modernidad y naturaleza versus arquitectura. Japón es un país lleno de contrastes que, paradójicamente, combinan a la perfección haciéndolo más atractivo. Te proponemos descubrir Tokio, la urbe más poblada del planeta, recorriendo sus barrios más emblemáticos y visitando sus templos y santuarios más famosos. También disfrutar de las aguas termales de Hakone, y de los bellos paisajes del Parque Nacional de Fuji-Hakone-Izu, presididos por el cono perfecto del Monte Fuji, símbolo nacional. Te animamos a sumergirte en el arte y las tradiciones japonesas en las antiguas capitales de Kioto y Nara, así como a vivir experiencias como la de viajar en un tren bala o participar en una clase de cocina japonesa.

Japón es un país cómodo y organizado que podemos recorrer sin necesidad de guía acompañante, por eso hemos diseñado este viaje con visitas, excursiones y actividades recomendadas, que cada uno puede adaptar a su ritmo e intereses. Aunque, si lo deseas, también contempla la posibilidad de realizar determinadas visitas con guía y sacar así más provecho de sus explicaciones.

¿A qué esperas para echar un vistazo al programa detallado?

Día 1. VUELO A TOKIO

Saldremos de Barcelona / Madrid con destino a Tokio. Noche a bordo del avión.

Día 2. TOKIO, LA URBE MÁS POBLADA DEL PLANETA

La megalópolis de Tokio, con sus más de 35 millones de habitantes, será nuestra primera toma de contacto con la cultura nipona. Moverse por la ciudad más poblada del planeta es toda una aventura y más aún tras un largo vuelo, así que para facilitarnos el traslado a nuestro hotel, un representante local nos recibirá a nuestra llegada a Tokio para asistirnos con el traslado de entrada.

Debemos tener en cuenta que, en función del aeropuerto en el cual aterricemos, el trayecto hasta Tokio variará considerablemente: desde el Aeropuerto Internacional de Narita es 1 hora y media, mientras que desde el Aeropuerto Internacional de Haneda son 50 minutos.

Una vez instalados en el hotel, ya podremos salir a pasear e irnos familiarizando con el estilo futurista de esta vibrante ciudad.

Día 3. LOS IMPRESCINDIBLES DE TOKIO (AD)

Con una puntualidad y frecuencia envidiables, el veloz metro de Tokio es el sistema de transporte ideal para explorar la ciudad. Pero, ¿qué visitar y por dónde empezar en una urbe tan grande y con tantos atractivos para el viajero?

El Santuario Meiji, el más famoso de Tokio, es un buen punto de partida. Recomendamos ir a primerísima hora para evitar las multitudes y disfrutarlo con algo de paz. Este santuario sintoísta originario de 1921 y reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial, está dedicado al primer emperador del Japón moderno y a su esposa. Rodeado un bosque de 120.000 árboles de más de 300 especies diferentes, el Santuario Meiji es un verdadero oasis en el centro de la ciudad más grande del mundo. Justo al lado se encuentra el Parque Yoyogui, especialmente bello con los colores otoñales, en el que se conserva el Gimnasio Nacional, construido para los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964.

Muy cerca podemos visitar Harajuku, la meca de la moda de la juventud de Tokio, que suele vestir de forma excéntrica poniendo en práctica el llamado "cosplay" o juego de disfraces, entre los que se hallan por ejemplo las "gothic lolitas". Su centro neurálgico es la calle Takeshita, cuya puerta de estilo retro-futurista nos invita a recorrer 400 metros llenos de tiendas, boutiques y cafés con objetos de merchandising de ídolos japoneses.

En Harajuku tampoco nos podemos perder los Campos Elíseo de Tokio. Omotesando es una gran avenida arbolada donde las marcas más prestigiosas del mundo exhiben sus últimas creaciones y colecciones.

Desde Omotesando recomendamos tomar el metro hasta Ginza. Las luces de neón y las tiendas de alto standing son el símbolo de esta zona de Tokio, donde un metro cuadrado de suelo cuesta 10 millones de yenes, es decir, 90.000 euros. Y es que, tras la acuñación de la moneda de plata en 1612, Ginza se convirtió en el mercado más famoso de esta ciudad nipona.

Muy cerca podemos admirar el Palacio Imperial, la residencia principal del Emperador, y pasear por sus jardines.

Un agradable paseo por Asakusa, parte del Shitamachi o Barrio Viejo de Tokio, sería un buen colofón de esta ruta de un día por Tokio. Asakusa alberga el Templo Sensoji, el templo budista más antiguo de la urbe, así como el distrito de Geishas más antiguo de la ciudad.

* Cabe la posibilidad de organizar estas visitas con guía privado. Rogamos consultar precios.

Día 4. VIAJE EN EL TIEMPO EN KAMAKURA O LOS TRES MONOS DE LA SABIDURÍA DE NIKKO (AD)

En Tokio todavía nos aguardan lugares curiosos para visitar, como el distrito de la electrónica y la tecnología de Akihabara o Akiba, también cuna del manga y de la cultura otaku. Los aficionados al arte disfrutarán recorriendo los museos del Parque Ueno, que además esconde la estatua de El Último Samurai entre sus más de 1.000 cerezos, y las lujosas galerías de Roppongi Hills, una mini ciudad dentro de Tokio que cuenta con uno de los mejores miradores de esta gran urbe: Tokio City View.

En este tercer día de viaje, también te proponemos hacer una excursión en las afueras de Tokio para conocer Kamakura o Nikko.

La encantadora Kamakura, a orillas del mar, es una de las antiguas capitales de Japón. Recorriendo sus calles y contemplando sus templos viajaremos en el tiempo hasta el siglo XII. Merece la pena visitar el Daibutsu o Gran Buda, una estatua gigante de bronce de unos 13 metros de altura y 100 toneladas de peso, y el templo Hase-der, rodeado de preciosa vegetación y con decenas de estatuas Jizo, guardián de los niños y los viajeros.

La aldea de montaña de Nikko, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, es una mezcla de naturaleza y arquitectura que sin duda nos maravillará. De Nikko destacamos el puente rojo de Shinkyo, uno de los tres más hermosos de todo Japón, y el santuario Toshogu (en renovación parcial), de gran importancia histórica porque alberga el mausoleo del primer shogun del país y de interés artístico porque combina elementos sintoístas y budistas además de ornamentos policromados. Pero es la escultura de los Tres monos de la sabiduría ("No escucho lo que no debo escuchar", "no digo lo que no se debe decir" y "no veo lo que no debe verse") la que da fama a este santuario de 1636.

* Cabe la posibilidad de organizar estas visitas con guía privado. Rogamos consultar precios.

Día 5. LOS ONSEN DE HAKONE (MP)

Dejaremos atrás Tokio para dirigirnos a Hakone, la antesala del Monte Fuji y el parque nacional que lo rodea. A 1 hora y media en tren de Tokio, este pequeño pueblo rodeado de gran belleza natural es famoso por su onsen o aguas termales naturales. Un excelente contrapunto a la ajetreada megalópolis.

En Hakone viviremos la experiencia de alojarnos en un ryokan, una casa típica de estilo japonés, con suelos de tatami, puertas correderas de papel de arroz, camas tipo futón y los baños termales onsen. ¿Qué mejor forma de relajarnos y desconectar de todo que vistiéndonos con un yukata o kimono ligero de algodón, degustando una deliciosa kaiseki o cena tradicional japonesa de varios platos, y tomando un placentero onsen o baño geotermal antes de acostarnos? Un lujo para todos los sentidos.

Día 6. EL MARAVILLOSO PARQUE NACIONAL DE FUJI-HAKONE-IZU (MP)

El Parque Nacional de Fuji-Hakone-Izu engloba varias maravillas naturales de Japón, entre ellas el mítico Monte Fuji, su símbolo nacional. Por eso te proponemos dedicar un día a explorar el parque con el Fuji Hakone Pass, un billete que nos permite utilizar los distintos transportes que lo recorren, ya sea tren, autobús o barco.

El tren Hakone Tozan, por ejemplo, serpentea a través de las montañas cruzando túneles y puentes con increíbles vistas del paisaje circundante, siendo especialmente espectacular el tramo más elevado hacia Gora. Esta es la línea férrea de montaña más antigua del país, lo cual le añade épica al trayecto.

Otra actividad imprescindible dentro del Parque Nacional de Fuji-Hakone-Izu es la subida en teleférico hasta Owakudani, el "Gran Valle Ardiente". Un viaje de 30 minutos que nos regalará asombrosas vistas panorámicas del lago Ashi, el valle volcánico de Owakudani, con fumarolas de azufre y manantiales de agua caliente, y, con suerte, del majestuoso monte Fuji.

Desde Tongendai, final del trayecto en teleférico, podemos subir a bordo de una réplica de un barco pirata para cruzar el lago Ashinoko, formado hace 3.000 años a causa de la erupción de un volcán.

No podemos dejar de visitar el santuario Hakone-Jinja con su icónica puerta torii de color rojo, inmensamente fotografiada, que parece flotar sobre las aguas del lago Ashi. Eso sí, quien quiera entrar en el santuario principal, deberá subir más de 90 escalones.

Día 7. TREN BALA HACIA KIOTO (AD)

Tras un último baño relajante en el onsen, el mundialmente famoso tren bala Shinkansen nos llevará de Hakone a Kioto en tan solo dos horas. Con alrededor de 2.000 templos y santuarios, 17 de los cuales han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es evidente por qué Kioto es la capital cultural de Japón.

Podemos dedicar nuestra primera tarde en Kioto a pasear y dejarnos seducir por esta magnífica ciudad o bien realizar actividades culturales como participar en una clase de cocina, aprender la ceremonia del té o visitar una destilería de sake para descubrir de un modo más vivencial y original esta antigua capital de Japón durante más de mil años.

Como colofón podemos asistir a un espectáculo de una Maiko o Geisha para disfrutar de las artes tradicionales y la música que se han estado practicando durante muchos siglos y generaciones en Japón.

* Las actividades culturales se organizan con antelación y tienen un coste adicional.

Día 8. RUTA HISTÓRICA POR LA KIOTO MÁS TRADICIONAL (AD)

Sugerimos un tour por Kioto utilizando la red pública de autobuses para visitar algunos de los enclaves de la antigua capital imperial declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La primera visita recomendada es el Castillo Nijo, una de las construcciones más espectaculares de Kioto y un excelente ejemplo de la arquitectura del periodo Edo. Se construyó como residencia particular del fundador del Consejo de Shogun y está rodeado de asombrosos jardines que lucen tanto en primavera, por los cerezos en flor, como en otoño, por los ginkgo y arces rojos. El edificio principal se terminó en 1603 y es famoso por su arquitectura Momoyama y sus puertas correderas decoradas.

Después proponemos ir al templo Kinkaku-ji o Pabellón Dorado, construido originariamente como villa de retiro del Shogun, es ahora uno de los templos budistas más famosos. Y es que, cubierto de pan de oro, atesora desde el siglo XV algunas reliquias de Buda.

También merecen mucho la pena Ryoan-ji y su famoso jardín de rocas, que pasaron de ser la residencia de una familia aristocrática nipona a convertirse en templo zen en el año 1450. Actualmente pertenece a la Escuela Myoshinji de la secta Rinzai del budismo Zen y es el lugar perfecto para la meditación zazen.

Recomendamos hacer coincidir la visita al Templo Kiyomizu-dera o Templo del Agua Pura con el atardecer puesto que las vistas de Kioto desde su terraza, que sobresale de la ladera de la montaña y está apoyada por columnas de madera de 13 metros de altura, son fantásticas. De todos modos, cabe decir que algunos de sus salones y estructuras están siendo renovadas.

Una buena opción para el terminar el tour es pasear por el distrito de Higashiyama, una de las zonas históricas mejor preservadas de la ciudad, cuyas abarrotadas calles están llenas de tiendas curiosas que venden souvenirs, cerámica kiyomizuyaki, dulces y encurtidos.

Día 9. NARA, CUNA DEL ARTE Y LA LITERATURA NIPONAS (AD)

Ahora que ya conocemos los principales atractivos de Kioto, podemos ir de excursión a Nara, antigua capital medieval de Japón en el siglo VIII que todavía conserva templos y santuarios erigidos en su época de esplendor.

Recomendamos visitar el Templo Todai-ji, el edificio hecho en madera más grande del mundo y lugar en el que se halla una impactante estatua de Buda de 16 metros de altura, así como el santuario sintoísta Kasuga Taisha, uno de los más antiguos del país y el más célebre de la ciudad, reconocible por las 2.000 lámparas de piedra que iluminan el camino de subida al santuario y las 1.000 lámparas de bronce que hay en el propio templo.

Antes de regresar a Kioto, merece la pena dar un agradable paseo por el Parque de Nara o Parque de los Ciervos, animales considerados mensajeros de los dioses sintoísta que lo habitan.

* Podemos comprar con antelación el billete de tren de ida y vuelta a Nara. El trayecto de Kioto a Nara es de 45 minutos.

* Cabe la posibilidad de organizar estas visitas con guía privado. Rogamos consultar precios.

Día 10. VUELO DE REGRESO (AD)

Este viaje de descubrimiento de Japón y la cultura nipona llega a su fin. Todavía disfrutaremos de unas horas libres en Kioto antes del traslado al Aeropuerto Internacional de Kansai, que se encuentra a dos horas de Kioto, donde emprenderemos el vuelo de regreso a casa.

Día 11. LLEGADA A CASA

Aterrizaremos en Barcelona / Madrid y pondremos punto y final a este viaje por un país realmente único.

AD: Alojamiento y desayuno / PC: Pensión completa / MP: Media Pensión

Rutas similares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscríbase a nuestro blog de viajes!

Únase a nuestra lista de correo para recibir los artículos exclusivos de nuestro blog de viajes.

Se ha suscrito a nuestro blog correctamente, gracias!