Explorando los Alpes Japoneses

Propuesta ruta de 12 días

Los paisajes alpinos y rurales de Japón son lugares maravillosos en los que encontrar la esencia de la tradición del país del Sol Naciente, un bello contrapunto a sus vibrantes metrópolis. Tokio será el punto de partida y Kioto el final de esta bella ruta de 12 días en la que los paisajes de los Alpes Japoneses y sus aldeas históricas de montaña serán los protagonistas.

Combinando excursiones guiadas y por nuestra cuenta, el senderismo y la bicicleta, saldremos al encuentro de aldeas llenas de historia, con un patrimonio único. El imponente castillo de Matsumoto, uno de los más bellos de Japón, será el primer gran monumento arquitectónico que encontraremos en nuestra incursión a los Alpes. Observar a los macacos de las nieves de Jigoudani Park, admirar los bellos paisajes de montaña de Kamikochi reflejados en las aguas del estanque Taisho-ike o recorrer parte de la histórica ruta Nakasendo son algunas de las variadas experiencias que nos ofrece esta ruta singular. Además, podremos visitar las ancestrales casas rurales “gassho-zukuri” de Shirakawago, patrimonio de la Humanidad, y descubrir la arquitectura tradicional de Takayama y de su ciudad gemela Hida Furukawa, donde haremos una inmersión en la vida rural japonesa y disfrutaremos de su deliciosa gastronomía.

Más allá de sus espectaculares ciudades, hay un Japón rural y auténtico que vale la pena descubrir.

Día 1. TOKIO NOS ESPERA

Volaremos hacia la capital nipona mientras hacemos noche a bordo.

Día 2. LLEGADA A TOKIO

Nuestro primer contacto con el país del Sol Naciente será en Tokio, una de las capitales

más espectaculares del planeta. En nuestro aeropuerto de destino, ya sea el de Narita o el de Haneda, nos estará esperando un representante que nos recibirá y nos ayudará con el traslado de entrada a nuestro hotel, aunque no nos acompañará al alojamiento.

Después de instalarnos en nuestro hotel en Tokio, ya podremos empezar a explorar la ciudad y a descubrir los encantos de esta metrópolis con historia.

Día 3. UNA VISITA GUIADA POR LOS IMPRESCINDIBLES DE TOKIO (AD)

Tokio es una ciudad fascinante, una ciudad con una población que roza los 13 millones de habitantes y donde la primera impresión es que predominan los rascacielos, la tecnología y la modernidad. Pero en la capital de Japón también encontraremos bellos espacios para la contemplación, oasis de calma en los que podremos disfrutar de las tradiciones ancestrales. Nuestra primera jornada completa de viaje estará dedicada a descubrir los encantos tradicionales de la capital de Japón.

Nuestro guía nos acompañará en esta ruta guiada de un día por Tokio que tendrá como punto de inicio los bellos jardines Hama-Rikyu. En el pasado, esta zona verde formaba parte de los dominios de un señor feudal y con el tiempo se ha convertido en uno de los jardines más visitados de Tokio gracias a su gran colección de flores. Otro de los principales atractivos de los jardines Hama-Rikyu es la casa de té Nakajima no Chaya, que está situada sobre una pequeña isla en el estanque central de los jardines, formando una bella estampa tradicional que contrasta con los rascacielos de los alrededores. En este apacible entorno, saborearemos el matcha, té verde japonés, y descubriremos los rituales del chado, la ceremonia del té.

La ruta continuará con un crucero panorámico por el río Sumida que nos llevará hasta Asakusa, el barrio tradicional por excelencia de Tokio. En el Shitamachi, el casco antiguo de la ciudad, sentiremos que nos hemos trasladado a otra época y descubriremos preciosas tiendas de artesanía y el distrito de geishas más antiguo de la ciudad. Además, en esta zona se encuentra el Templo Sensoji, uno de los templos budistas más bellos de Tokio, que nos impresionará con su pagoda de 55 metros de altura.

Un buen final para esta ruta de un día por Tokio será el santuario de Meiji, quizá el más famoso de la ciudad. Construido en 1921 en homenaje al emperador Meiji y a su esposa Shoken, este santuario es uno de los preferidos por los sintoístas japoneses para celebrar sus bodas, ya que a la belleza del complejo arquitectónico hay que añadirle su bello entorno natural, formado por una superficie boscosa con más de 120.000 árboles. Al visitarlo, parece mentira que estemos en el corazón de una metrópolis, justo al lado de Harajuku y Omotesando, dos de los barrios comerciales más concurridas de la ciudad.

*Nota: El orden de las visitas puede variar en función de la ubicación del hotel.

Día 4. EL CASTILLO DE MATSUMOTO, UNA JOYA A LOS PIES DE LOS ALPES (AD)

Tras una breve pero intensa experiencia en la capital nipona, tomaremos un tren con rumbo a los Alpes Japoneses donde nos espera la bella ciudad de Matsumoto, considerada la antesala del Parque Nacional de los Alpes Japoneses.

El entorno natural que rodea a Matsumoto es de postal. A los pintorescos arrozales, viñedos y granjas de wasabi hay que añadirles la imponente presencia de las cumbres nevadas de los Alpes Japoneses, que componen un paisaje idílico.

El edificio más emblemático de la localidad es el castillo de Matsumoto, una joya arquitectónica que recuerda su esplendor feudal. Además de ser uno de los doce castillos originales que se conservan en todo Japón, su singular torre de cinco plantas es la más alta de los castillos del país. El conjunto arquitectónico que forma el castillo, con sus paredes y ventanales negros, el puente rojo de madera que le da acceso, el agua del foso que lo rodea y sus jardines es de una belleza y un magnetismo sin igual.

También podemos dar un paseo por el Nakamachi-dori, el histórico barrio comercial de Matsumoto, que destaca por el fantástico estado de conservación de sus tiendas y almacenes (kura) de fachadas blancas. Algunos de estos comercios tienen más de 100 años de antigüedad y en ellos encontrarás tiendas de artesanía, cafeterías, restaurantes e incluso una antigua cervecería de sake.

Tanto esta noche como la siguiente pernoctaremos en esta bella localidad alpina.

Día 5. DOS POSIBLES EXCURSIONES DESDE MATSUMOTO: LOS MACACOS DE JIGOKUDANI PARK Y LOS PAISAJES DE KAMIKOCHI (AD)

La naturaleza es uno de los principales valores de Matsumoto y de sus valles y la mejor manera de explorarlos es haciendo excursiones. De todas las posibles rutas que se pueden hacer por la zona, te recomendamos dos salidas de un día que puedes hacer por tu cuenta.

La primera opción es partir temprano por la mañana hacia Yamanouchi para visitar el Jigokudani Park, famoso por los 200 macacos o snow monkeys que lo habitan. Se les denomina “macaco de las nieves” porque no hay otra especie de macaco que viva en una latitud tan septentrional y observar su día a día es una experiencia única. Esta especie vive en grupos numerosos y la mejor época para verlos es entre diciembre y abril, en la que sobreviven al frío del invierno remojándose en las aguas termales de la zona. En otoño es más difícil verlos.

Para llegar al parque tendremos un trayecto en tren desde Matsumoto a Yudanaka* de casi tres horas de duración. Desde la estación de Yudanaka, podemos tomar un autobús de 15 minutos hasta el Kanyabashi Onsen. Desde este punto tendremos que caminar media hora hasta la entrada del parque, por lo que se recomienda llevar un calzado cómodo.

La segunda excursión sugerida es la que nos permitirá explorar los magníficos paisajes alpinos de la zona de Kamikochi haciendo senderismo a lo largo del curso de las cristalinas aguas azul turquesa del río Azusa.

Iremos en tren desde Matsumoto hasta Shin-Shimashima** y allí tomaremos un bus, que en una hora nos dejará en el estanque Taisho-ike, en cuyas aguas se reflejan los bosques que lo rodean, la cordillera de Hotaka y el monte Yakedake, un volcán activo de 2455 metros de altura.

Este bello lugar es el punto de inicio de la ruta que nos llevará por los pintorescos humedales de Tashiro hasta la estación de autobuses, donde además de asegurarnos de que encontramos asiento en el autobús para la vuelta desde Kamikochi, también tendremos baños y algunos puestos de comida.

Desde el puente colgante de Kappabashi disfrutaremos de algunas de las mejores panorámicas de la zona y tendremos una hora de caminata hasta otro puente, el puente Myojin-bashi. Este da acceso al santuario de Hotaka-jinja, un lugar de peregrinación en cuyo recinto hay pinos y cedros de más de 500 años y un estanque de aguas cristalinas: el Myojin-ike. Aquí también hay la posibilidad de almorzar en Kamonjigoya, especializado en pescado a la parrilla y en fideos soba.

Desde este punto, el camino de regreso al otro lado del puente Kappabashi transcurre por los apacibles bosques del parque nacional y el trayecto también dura una hora.

*Nota: Los accesos a Kamikochi solo están abiertos desde mediados de abril a noviembre, ya que en invierno se cierran por las fuertes nevadas.

Día 6. RECORRIENDO EL VALLE DEL KISO Y LA HISTÓRICA RUTA NAKASENDO (MP)

La ruta Nakasendo era una de las cinco rutas que antiguamente conectaban la ciudad de Edo (la actual Tokio) con Kioto durante la época del shogunato Tokugawa. Hoy vamos a recorrer por nuestra cuenta el tramo comprendido entre las poblaciones de Magome y Tsumago, uno de los más bellos de esta ruta por el valle del Kiso.

Viajaremos en tren desde Matsumoto hasta Nakatsugawa, un trayecto de unos 75 minutos, y tomaremos un autobús que en 30 minutos nos dejará en Magome*. Los adoquines de esta encantadora localidad serán el punto de inicio de esta caminata de nivel moderado. Actualmente algunas de las posadas de Magome han sido convertidas en museos y el pueblo ofrece interesantes visitas que nos permitirán rememorar su época de esplendor del período Edo. Al salir de la localidad, nos esperan ocho kilómetros por un precioso sendero con una primera parte con pendientes moderadas en las que nos iremos encontrando saltos de agua, templos, casas de té y miradores con soberbias vistas.

Al cabo de dos o tres horas, dependiendo de lo que nos entretengamos para contemplar la belleza del paisaje o hacer alguna pausa para comer, llegaremos al final de la ruta. Tsumago también vivió su esplendor en el período Edo, como parte del eje comercial de la ruta Nakasendo que nobles y comerciantes solían emplear para sus propósitos de negocio. En los años 70 la población fue declarada como Área Arquitectónica Protegida, gracias a los esfuerzos de sus habitantes por preservar su patrimonio cultural.

*Nota: A través de la Oficina de Turismo de Magome, podemos encargar que nos lleven el equipaje hasta nuestro alojamiento en Tsumago.

Día 7. LA IMPRESIONANTE RUTA PANORÁMICA EN TREN HASTA TAKAYAMA (MP)

Madrugaremos en Tsumago y tras un buen desayuno, continuaremos con nuestra ruta en tren hasta Takayama, una pequeña localidad alpina de la prefectura de Gifu. El trayecto supera las cuatro horas de duración, pero parte del viaje es a bordo del tren panorámico “Wide View”, una ruta ferroviaria que transcurre por algunos de los paisajes de montaña más impresionantes de todo Japón, con unas vistas que te dejarán boquiabierto.

Ya en Takayama, podremos pasear por el centro histórico de la localidad y visitar comercios centenarios y destilerías de sake, el licor japonés por excelencia. Una de las delicias gastronómicas que debemos catar sin falta es el sushi con carne de Hida, una de las especialidades locales.

Y para que nuestra experiencia de inmersión en la cultura nipona sea completa, nos alojaremos en un un ryokan, una casa tradicional con muebles bajos, puertas de papel de arroz y suelos de tatami.

Día 8. LAS “GASSHO ZUKURI” DE SHIRAKAWAGO Y HIDA FURUKAWA EN BICICLETA (MP)

Takayama está rodeada por pequeñas poblaciones en las que descubrirás el encanto de las comunidades rurales de montaña japonesas. Son lugares pintorescos, donde la tradición está muy presente y cuyo legado es de un valor cultural y patrimonial incalculable. Para poder conocerlos un poco más de cerca, te recomendamos dos posibles excursiones.

La aldea de Shirakawago, a 50 minutos en bus desde Takayama, es una población que emergió durante el periodo Edo gracias a la industria de la seda y que desde 1995 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Sus casas rurales gassho-zukuri, cuyo nombre significa "edificado con forma de manos en posición de rezo", han hecho que Shirakawago se convierta en una visita imprescindible en Japón. La metáfora de su nombre alude a la forma de los tejados de paja inclinados de las casas, que se construían sin clavos y con varias capas de paja para poder soportar el peso de la nieve en invierno. La mayoría de las casas son privadas, pero algunas están abiertas al público, como la casa-museo Wada House, una gassho-zukuri de casi 300 años de antigüedad y una de las más grandes de Shirakawago.

A Hida Furukawa se la considera la hermana gemela de Takayama. Ambas localidades están a 15 minutos de distancia y comparten la belleza de los Alpes Japoneses y de su entorno rural. Hida Fukurawa destaca por la arquitectura tradicional de sus casas de madera de estilo machiya, construidas hace siglos por expertos artesanos, y por un entorno rural bucólico dominado por arrozales, huertas y arroyos de aguas cristalinas. Además, uno de sus productos estrella es el sake.

Un buen modo de explorar Hida Furukawa es hacer una excursión en bicicleta* acompañados por un guía local, lo que nos permitirá integrarnos en el entorno, recorrer los campos de esta localidad de montaña y ver a los lugareños en su día a día e interactuar con ellos en el que será un inolvidable contacto con el Japón rural.

*Nota: La duración de la ruta guiada en bicicleta es de dos horas y media. De abril a octubre el horario de las rutas es solo de 10:15 a 12:45 y de octubre a diciembre también hay rutas de 14:00 a 16:30. l punto de encuentro debe pactarse de antemano y las fechas de las rutas pueden verse sujetas a cambios especialmente justo antes y después del invierno, dependiendo de la climatología, la nieve, las horas de luz, etc.

Día 9. LLEGAMOS A KIOTO, LA CAPITAL HISTÓRICA DE JAPÓN (AD)

Esta jornada estará dedicada principalmente a cubrir el trayecto hacia Kioto, así que una buena manera de aprovechar la mañana es imitar las costumbres de los lugareños y darse un baño en uno de los onsen de Takayama, los baños termales tradicionales japoneses. Después de esta relajante experiencia, podremos desplazarnos a la estación de tren de Takayama, donde nos espera un viaje de tres horas hacia la histórica Kioto.

La que fue capital milenaria de Japón, sigue siendo en cierto modo la capital cultural de la nación, ya que en ella encontraremos un legado patrimonial extraordinario, con más de 2000 templos y santuarios, de los cuales 17 forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Una vez instalados en nuestro hotel de Kioto, en el que pasaremos las dos próximas noches, podremos aprovechar las horas restantes para empezar a explorar por libre la ciudad.

Día 10. DESCUBRIENDO LAS MARAVILLAS DE KIOTO EN BICICLETA (AD)

Prepárate para explorar Kioto de una manera diferente. La bicicleta será nuestro medio de transporte en esta ruta de un día por Kioto y nos permitirá enlazar las visitas a sus lugares más emblemáticos mientras vamos descubriendo su impresionante paisaje urbano.

Considerado uno de los templos budistas más importantes de Kioto y de Japón, el Templo Nishi Honga-ji, será nuestra primera parada. El complejo monumental está formado por dos impresionantes templos de madera de la era Momoyama (siglo XVI), cada uno con sus propias dependencias, y forma parte de los monumentos históricos de Kioto declarados Patrimonio de la Humanidad.

Tras visitar este oasis de calma, pedalearemos hasta llegar al Castillo Nijo, que en su día fue la residencia del fundador del Consejo de Shogun. El edificio principal, que data de 1603, está rodeado por jardines de gran belleza y es otro magnífico ejemplo de arquitectura Momoyama del periodo Edo. Sus elementos más característicos son sus puertas correderas decoradas y sus suelos de ruiseñor, que chirrían al pisarlos para alertar de la presencia de intrusos.

Reanudaremos la ruta hasta llegar a uno de los monumentos más fotografiados de la ciudad y que, sin duda, nos dejará boquiabiertos por su intenso color dorado. El templo Kinkaku-ji (Pabellón Dorado) es uno de los templos budistas más famosos de Japón, aunque originariamente fue la residencia de un shogun. Sus paredes están completamente recubiertas de pan de oro y en su interior atesoran algunas reliquias de Buda desde el siglo XV.

Justo al lado del templo dorado se encuentra otro de los templos budistas destacados de Kioto. El templo Ryoan-ji es famoso por su belleza y por su impresionante jardín de rocas. El edificio perteneció antiguamente a una familia de la aristocracia japonesa, pero se convirtió en templo zen en el año 1450.

El colofón de esta ruta guiada en bicicleta por Kioto será el barrio de Arashiyama, uno de los más turísticos de la ciudad, y en el que podremos pedalear por entre un impresionante bosque de bambú, descubrir templos y santuarios impresionantes y también algunos lugares ideales para ir de compras o para tomar algo y recuperar energías tras esta intensa jornada en bicicleta.

*Nota: Se están haciendo trabajos de reforma en el tejado del templo Kiyomizu-dera, que se estima que estarán terminados en 2019.

Día 11. LAS ÚLTIMAS HORAS EN KIOTO (AD)

El viaje llega a su fin y dispondremos de las últimas horas para recorrer Kioto a nuestro aire antes de coger la lanzadera que nos llevará al aeropuerto internacional de Kansai.

Día 12. LLEGADA A BARCELONA / MADRID

Finalmente aterrizaremos en Barcelona / Madrid.

AD: Alojamiento y desayuno / PC: Pensión completa / MP: Media Pensión

Rutas similares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscríbase a nuestro blog de viajes!

Únase a nuestra lista de correo para recibir los artículos exclusivos de nuestro blog de viajes.

Se ha suscrito a nuestro blog correctamente, gracias!