Embarcadero en las Islas Maldivas

Solemos asociar el nombre de Maldivas a playas vírgenes de arena blanca, cocoteros y aguas turquesas tan perfectas que parecen irreales. En nuestro imaginario colectivo, sus exclusivos resorts se han convertido  en el lugar de ensueño para disfrutar de unas merecidas y relajantes vacaciones en pareja o en familia. Cierto. Pero este archipiélago formado por 26 atolones  y más de un millar de islas de coral que salpican las aguas del Índico es, además, un paraíso natural, un territorio con una biodiversidad marina única y con una identidad cultural propia. En este artículo te invitamos a sumergirte con nosotros en el fascinante universo de las islas Maldivas.

Pese a sus pequeñas dimensiones, este país tiene una larga historia, de la que el turismo es solo una pequeña parte. Todo empezó hace millones de años, cuando el actual archipiélago era una cordillera volcánica de casi mil kilómetros de longitud. Alrededor de las islas se fueron formando arrecifes de coral circulares que con el tiempo fueron creciendo y formando los pintorescos atolones, mientras los conos volcánicos se iban hundiendo. Resulta irónico que la República de las Islas Maldivas sea el país más llano del mundo, cuyo punto más alto por encima del nivel del mar apenas alcanza los tres metros,  cuando es la cúspide de una cordillera submarina de miles de metros de altura.

Atolones de las islas Maldivas a vista de pájaro

Los atolones y las islas coralinas de las Maldivas vistas desde el cielo

Las Maldivas están situadas a una hora en avión de Sri Lanka o de la India, sus países vecinos. Precisamente, los primeros pobladores llegaron a las islas hace 2.500 años desde las costas de Kerala y de Sri Lanka. De ahí que la cultura maldiva tenga raíces tamiles y cingalesas, aunque es la tradición musulmana la que históricamente ha arraigado en el archipiélago. Ya en la era moderna fue colonia portuguesa, holandesa e inglesa, y se independizó del Reino Unido en 1965, dando origen tres años después a la República de las Maldivas. Fue entonces cuando se inició el boom del turismo, propiciado por la latitud ecuatorial de las islas y sus agradables temperaturas durante todo el año. Eso sí, en función de los monzones puede haber diferencias climatológicas entre los atolones del norte y los del sur.

Mezquita de Holhidhoo, una de las islas Maldivas

Mezquita de Holhidhoo, una de las islas Maldivas

Malé, con 105.000 habitantes, tiene el honor de ser la capital más pequeña del mundo y es el núcleo principal de infraestructuras desde el que desplazarse a los atolones e islas para explorar las maravillas naturales de este tesoro del océano Índico.

Hidroavión en las islas Maldivas

El hidroavión, un medio de transporte habitual en las islas Maldivas

El mar, que constituye el 99 % de la superficie  del país, es el eje alrededor del que gira la vida en las Maldivas. Junto al turismo, la pesca es el motor de la economía y las “dhonis”, las tradicionales barcas de los pescadores de las islas Maldivas, son uno de los iconos de la vida local, y el Mercado del Pescado de Malé, toda una institución. Cómo no, el pescado es la estrella de la cocina maldiva, una deliciosa gastronomía de influencias indias, en la que el coco y las especias son también protagonistas.

Dhoni embarcación típica Maldivas

Los típicos Dhonis de Maldivas atracados en un embarcadero

Los fondos submarinos llenos de vida y de color se cuentan entre los más bellos del planeta y en sus aguas podrás practicar todo tipo de deportes acuáticos y vivir experiencias únicas como hacer safaris para admirar su gran biodiversidad marina, avistar ballenas, nadar con delfines o bucear junto a restos de naufragios o al lado del pez más grande del mundo, el espectacular tiburón ballena. Por la noche, contemplar las noches estrelladas en la playa también tiene su encanto. Además, en algunas playas como las de la isla Vaadhoo, en el atolón Raa Atoll, podremos admirar el fenómeno de la bioluminiscencia, en que el fitoplancton brilla bajo el agua como si fueran luces de neón o luciérnagas submarinas, un fenómeno singular que ha inspirado bellas imágenes de películas como La vida de Pi.

Tiburón ballena

El tiburón ballena está considerado el pez más grande del mundo

Para preservar toda la belleza de su paisaje y la riqueza medioambiental, el país está muy comprometido en la apuesta por las energías renovables. Conscientes de su vulnerabilidad al cambio climático y a la posible subida del nivel del mar, el país y sus centros turísticos apuestan por la sostenibilidad y el objetivo es que para el año 2020 se reduzcan las emisiones de carbono a la mínima expresión. Incluso como turista es posible participar en actividades relacionadas con la preservación del medio ambiente, como la reforestación de corales.

Si tras leer el artículo ya te sientes un poco más cerca de las islas Maldivas, desde Big Sur Assessors te animamos a seguir descubriendo este paraíso a través de nuestras propuestas de rutas y resorts de las Islas Maldivas. Disfrutarás de puestas de sol tan bellas cómo esta.

Puesta de sol en las Maldivas

Puesta de sol en las Maldivas

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Subscríbase a nuestro blog de viajes!

Únase a nuestra lista de correo para recibir los artículos exclusivos de nuestro blog de viajes.

Se ha suscrito a nuestro blog correctamente, gracias!